,

APRENDER A OBSERVAR LOS SENTIMIENTOS Y PENSAMIENTOS

Aprender a observar los sentimientos y pensamientos.

Ponerte a hacer algo, te exige tener un objetivo con un principio y un fin. Cuando ponemos el foco en algo, pueden aparecer pensamientos y emociones que nos distraen la tención. Impulsos que invaden tu mundo tienen un efecto directo sobre tu energía y tu capacidad. Hay que aprender a observar los sentimientos y pensamientos que tenemos en cada situación.

Estar muy atento a aquellos pensamientos y el estado emocional que nos encontramos nos permite aprender a observar los sentimientos. Nos apegamos demasiado a aquello que sentimos como positivo y cómo queremos huir de aquello que valoramos como doloroso.  Lo que nos viene a la mente mientras que hacemos una cosa nos permite observar la carga emocional que conlleva. Y el hecho de permitir esa carga, vivirla, aceptarla y procesarla hace que no se produzca una repetición tan constante de esos pensamientos.

El mero hecho de observar lo que sucede nos permite, sin entrar en piloto automático, habitarlo, procesarlo para poder continuar haciendo esa tarea que nos hemos propuesto.

Aprender a responder estas reacciones de nuestro yo de forma efectiva y eficiente es un ámbito muy poderoso. Cualquier tipo de incomodidad emocional nos suele parecer algo difícil que nos hace querer huir. Reírnos de esta situación y decidir seguir adelante observándola nos va a permitir conocer la verdad.

Aprender a observar los sentimientos de miedo, de decepción, de celos…, si lo abordamos con la actitud de que es una oportunidad para conocernos más y para liberarnos, hará que volvamos de nuevo a conectar con el presente.

Por fortuna ha aparecido nuestro gran maestro, el conflicto emocional, y nosotros estamos ahí en ese momento para escucharnos. Abrirnos a estas situaciones límite en las que inesperadamente nos encontramos, es la llave para de nuevo volver a poner el foco en lo que estamos haciendo.

Habitar el cuerpo, sentir la sensación que nos transmite la postura nos puede ayudar como anclaje para volver a estar en el momento presente.

Todos estos hábitos te permitirán estar durante ese momento en un estado de serenidad, en el que encontrar el punto de equilibrio. Podrás de esa forma resolver pequeños asuntos que te distancian de ese foco. Dejarás de correr de un lado para otro.

La idea es entrar en un estado de conciencia, donde sentir serenidad, calma y estar conectados. Con la naturaleza de la realidad que sitúa nuestra propia identidad en un todo mayor que nuestro yo definido por nuestro cuerpo. Ese saber interior nos hace sentir que los límites del cuerpo solo son un conjunto temporal de experiencias que construyen la noción de un yo. Éste “yo” está creado por la cultura en la que hemos vivido y por la educación de nuestra vida familiar y de nuestro entorno. Nos pensamos que ese “yo” está confinado a un tiempo limitado que normalmente suele durar entre 80 y 100 años. Pero estamos abriendo y ensanchando esté yo definido corporalmente para que abarque una realidad más plena más potente. Nos convertimos en ese flujo de energía en información que lleva fluyendo a través de nosotros millones de años.

A medida que te preparas y te sensibilizas para ser capaz de evaluar y procesar adecuadamente cualquier momento que estás viviendo aumentas tu madurez para hacerlo con resultados cada vez mejores.

Aprender a observar los sentimientos, incluso modificar esa energía o esa información de nuestra experiencia mental y corporal, nos va a generar estados integradores. Estos estados nos van a proporcionar; energía, estabilidad, capacidad de adaptarnos y mucha flexibilidad. Alcanzando unos estados más elevados de complejidad y de armonía con aquello que estamos haciendo en ese momento.

Responderte a una pregunta como: ¿Qué es aquello que me viene a la cabeza repetitivamente q tiene una carga emocional fuerte mientras que estoy haciendo esto? Te ayudará a no perder el rumbo.

Te dejo una meditación para terminar (clic aquí).

¡Comenta este artículo y comparte!

 

Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

 

,

BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN QUE HE EXPERIMENTADO

Beneficios de la meditación que he experimentado.

Cuando nos sentamos a meditar y lo hacemos durante un tiempo determinado, somos capaces de desarrollar una envolvente sensación de confianza. Los beneficios de la meditación son tanto para nuestra salud y bienestar como para sentir que le devolvemos algo al mundo.

La meditación me ha ayudado profundamente en mi vida. Desde que la incorporé, algunos de los beneficios que yo mismo he experimentado han sido;  me siento más consciente del entorno, más libre. Soy capaz de vivir el momento presente y siento una gran sensación de agradecimiento por estar vivo. Otro beneficio es que me ha ayudado a tener una actitud mucho más positiva con la vida.

En la sociedad actual, tengo la sensación de que el entorno desafía continuamente mi equilibrio mental y físico. La información continua, el ritmo laboral o la avalancha de mensajes suponen un estrés continuo. Sufrimos agresiones que nos desgastan díaa a día: respiramos aire contaminado, comemos comida manipulada, dormimos mal…

Yo mismo he experimentado algunos beneficios como que soy capaz de dejar atrás las preocupaciones cotidianas y los pensamientos recurrentes que tanto me consumían. Dejo de estar atrapado en ensoñaciones y altibajos emocionales. Al meditar, siento que voy desarrollando mi conciencia y que soy capaz de observar al mundo desde otras perspectivas. Siento mi mente mucho más flexible, me siento feliz.

Cuando empecé en la meditación, tenía unas expectativas muy altas debidas a una gran influencia mediática. Me estresaba por no poder conseguir las metas que me había propuesto. Hasta que comprendí que la meditación es una carrera de fondo, una práctica regular de años. Comprendí que meditar debía convertirse en mi filosofía de vida.

En la sociedad actual, necesitamos un cambio de conciencia urgente. Precisamos generar una transformación para conseguir la paz interna. Es necesario dejar atrás todas las sensaciones negativas. La idea es parar para que la humanidad no se destruya a sí misma y al planeta.

¿Te ha parecido interesante? ¡Comparte!

Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

DA SENTIDO A LO QUE HACES

Da sentido a lo que haces. Concentrando la mente en el problema en cuestión.

Cuando conocí la filosofía de trabajar con objetivos, cambio radicalmente mi motivación y mi forma de funcionar. Cuando uno da sentido a lo que hace, siente que tiene un rumbo, siente que no está a la deriva. Con esto no estoy diciendo que se cree una forma de vida, es una forma de adaptarse a una situación que nos plantea actuar con eficacia y precisión. Te propongo centrarte en los hechos de una forma deliberada y puntual, pero te propongo que lo hagas de forma temporal.

Concentrando la mente en el problema en cuestión, nos sentimos seguros de nosotros mismos, tranquilos y centrados en aquello que queremos hacer, con compostura. Observándonos veremos que en esta clase de situaciones, ponerse nervioso o identificarse demasiado con el problema o conflicto que estamos tratando de solucionar, no es algo positivo para mantener la atención en aquello que debemos hacer. Sin embargo también cuando nos observamos mientras hacemos las cosas, conectamos con nuestra vida interior, no sintonizamos con nosotros y con aquello que estamos haciendo. Con este mecanismo ganamos una riqueza que nos ayudará a conocernos en profundidad y conectarnos con nuestro talento y creatividad.

Dar sentido a lo que hacemos con un objetivo, es una referencia, un punto de mira, te ayuda a poner el foco. Tanto si luego se consigue como si no, es algo irrelevante. Saborear el proceso de tratar de conseguirlo es el verdadero éxito. Podemos tener un efoque en el presente, como ser conscientes de las sensaciones en el estómago cuando nos encontramos una dificultad en el camino y el torrente de emociones que se nos disparan en el cuerpo. Interpretando este momento de observación de nosotros mismos, podemos concluir que estamos ante un nuevo desafío y que nuestras creencias nos están lanzando mensajes que a su vez acompañan emociones. Sea lo que sea lo que descubramos, a medida que la vayamos explorando veremos que no hay nada sólido a lo que aferrarnos. No es más que una energía despierta en el vacío.  Cuando dejamos de resistirnos a esas emociones nuestra identidad empieza a deshacerse por completo y será en ese momento cuando aparezca nuestra intuición, nuestro talento, nuestra creatividad para ayudarnos a avanzar.

Los objetivos que te plantées son tuyos, observa que te hacen sentir, puedes modificarlos, cambiarlos, descartarlos. Dedícales tiempo, son parte de tí, están conectados con tu interior. Da sentido a lo que haces y pregúntate a menudo ¿ Qué pasaría si los consiguieras ?

Es posible que cuando te sientes a dedicarle tiempo a éstos objetivos. Tengas la oportunidad de observar tu pereza y saborees esa cualidad. Puede que observes el miedo a las dificultades, la vergüenza de sentirte tan vulnerable e inseguro, la poca claridad que tienes en ese momento en tu mente. Verás como necesitas contarte historias para salir de esa situación. Pero si aguantas observándolas dejarás de creértelas y entenderás que todo esto que nos pasa es algo más común en las demás personas de lo que nos imaginamos y si seguimos observándolas sin identificarnos con ellas, pero aceptándolas como cualidades vivas maravillosas experimentándolas tal como son, es muy probable que nuestro interior se transforme y evolucionemos a algo más completo, más adaptativo y preparado.

 

¡Si te ha gustado, no olvides compartir nuestro artículo!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad


,

TOLERAR LA VULNERABILIDAD Y ESTAR ABIERTO A DESCUBRIR

Tolerar la vulnerabilidad y estar abierto a descubrir.

 

No tenemos que ser los mejores en nada, solo hacer las cosas lo mejor que podemos. El objetivo no es ser el mejor, sino potenciar nuestras diferencias. Hacer lo mejor posible es una experiencia dinámica siempre cambiante que está al alcance de cualquier persona en cualquier momento. No esconder nuestras capacidades por no querer resaltar y aceptar que siendo nosotros mismos no vamos a ser queridos por todos. Tolerar la vulnerabilidad y estar abierto a descubrir.

Entrenar y el tolerar la vulnerabilidad , es estar abierto a descubrir la capacidad que tenemos de adoptar la actitud. Hay que tratar de dar lo mejor de tí mismo en cualquier cosa que estés haciendo.

– Organiza la mejor reunión que puedas hacer.

– Evalúa un proyecto de la mejor forma posible.

– Argumenta a un cliente con la máxima excelencia..

– Analiza tus errores con la mayor humildad que puedas.

Esto consiste en implicarnos con una actitud de tolerar la vulnerabilidad y estar abierto a descubrir. En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la de experto, muy pocas.

Muchas veces nos protegemos con barreras construidas por el miedo a que salga mal, a que nos juzguen, a ser incompetentes… Sin darnos cuenta nos protegemos continuamente de ese dolor porque nos asusta. Nos ponemos una coraza de Ira. Nos dedicamos a posponer las tareas, a hacerlas con arrogancia, a compararnos con los demás, a dejarnos llevar por la desgana. Nos inventamos estrategias y prejuicios para no tener que sufrir la incertidumbre.

Tolerar la vulnerabilidad es atreverse a sentir, a mirarse uno mismo con autocompasión y estar abiertos a descubrir esa experiencia con sinceridad. Poco a poco veremos cómo va apareciendo nuestro talento, nuestra pasión, nuestra creatividad, nuestra intuición. Y si lo abordamos como si ese momento fuera un experimento, el crecimiento personal que podemos lograr en ese momento, es inimaginable.

Estar abierto a descubrir hará que el trabajo se funda con la diversión y los demás no sabrán si estamos trabajando o jugando. Tendremos la sensación de la ausencia de tiempo, viviremos el presente continuo; el pasado y el futuro desaparecerán.

¡Suscríbete para leer más artículo como este!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

 

,

CONECTAR CON LOS DEMÁS CON ATENCIÓN PLENA

Conectar con los demás con atención plena.

La idea es empezar a entrenar esa intención de conectar con los demás con atención plena a través del desarrollo de esas emociones.  Interacción por interacción, momento a momento, todo ello de forma natural y siempre con la intención de no preocuparse tan siquiera en si la otra persona quiere recibirlos o no.

Ejemplo de ello, es el aroma que desprende libremente y sin preocupación un ramito de jazmín en su estado natural, en esa jungla tropical no apreciada en muchas ocasiones por nadie.

Conectar con los demás con atención plena se basa en escuchar y cobrar conciencia de los puntos de vista de los demás , sin perder los nuestros. Para ello es imprescindible prestar atención al proceso y al contenido de la comunicación. Atender a las palabras que utilizamos, al tono de voz y a los gestos empleados, y ver si son congruentes con el mensaje que se desea hacer llegar. Sin olvidar observar con atención plena cómo nos sentimos mientras comunicamos.

A veces arrastramos temas atrasados e irresueltos en las interacciones con los demás, debido a que nuestra mente cerrada y poco receptiva distorsiona la comunicación. Este aferramiento, hace que creamos que nuestro punto de vista es el único, el correcto. Hemos de ser conscientes de que lo único que conseguimos así es cerrar la posibilidad a la comunicación abierta y colaborativa, haciéndonos sentir frustrados, aislados, enojados y distanciados unos de otros.

El intercambio de información que nos mantiene conectados con los demás con atención plena es la esencia de nuestra mente. Te dejo a continuación una meditación guiada colgada en nuestro canal de YouTube.

¡Suscríbete para leer más artículo como este!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

CÓMO VIVIR LOS DETALLES CON ATENCIÓN PLENA.

Vivir los detalles con atención plena.

Sentir la confusión, es el principio de la claridad de darnos cuenta de que no ponemos atención, de que apenas tenemos bienestar. Es ahí donde sentimos la necesidad de ser más conscientes del presente.

Que sano es estar plenamente en el presente, viviendo la imperfección sin ansia. Dejamos de ser sordos, ciegos mudos.  Dejamos de ser ignorantes, que es la raíz de todas nuestras aflicciones mentales. Vivir los detalles con atención plena.

El arte de aceptar y saborear la incertidumbre empieza en vivir los detalles con atención plena. Como por ejemplo, la dificultad de tomar decisiones, la confusión en buscar soluciones, el deseo de conseguir los objetivos, la necesidad de automotivarte y por último, la frustración al descubrir nuestros fallos y los de los demás.

Podríamos levantarnos cada mañana con la intención de aprovechar nuestro día a día en el trabajo para conocernos más. Sanar nuestra mente de todo aquello que es aflictivo y de esa forma. Dejar espacio a nuestro talento y creatividad y con ello acompañar a los demás en su desarrollo.

Explora la impermanencia y el cambio en nosotros y en el entorno. Aprende a relajarse en el donde estamos y en el quienes somos es vivir los detalles con atención plena. Te propongo renunciar a la esperanza de que hay un lugar mejor, te propongo renunciar a la esperanza que puedes ser otra persona mejor.

Te dejo una meditación que te ayudará.

¡Compárte este artículo si te ha gustado!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

SISTEMA DE ENTRENAMIENTO DE LA MENTE PARA LA ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN.

Desarrollamos la concentración con técnicas de atención a la respiración, sonidos o sensaciones corporales.

Aprendiendo a redirigir la atención a ese objeto cada vez que la mente se aleje de él. Cuando hayamos logrado desarrollar la concentración, abrimos el campo de atención para atender a lo que predomine en la conciencia. Intentamos aceptar lo que surja, independientemente de que sea agradable o desagradable.

En este punto nos daremos cuenta, seremos observadores. Continuamente se detonan nuevos pensamientos sobre nosotros mismos, que enganchan con emociones sobre lo mismo. Estas emociones crean estados mentales, en general negativos, que hacen que veamos la vida de manera negativa.

“La única cosa que es real al final de tu viaje es lo que está sucediendo y lo que estás haciendo en este momento. Esto es todo lo que hay, siempre.”( Eckhart Tolle)

Si practicamos el tiempo suficiente con un sistema de entrenamiento de la mente, aprenderemos a tener momentos de claridad, aprenderemos a tener momentos de presencia en el momento presente. Y eso transformará nuestro estado mental, desactivará esa espiral de negatividad en la que ha entrado nuestra mente o al menos pondremos un momento de pausa.

La idea es conseguir estar fluyendo en el presente durante todo nuestro día a día, segundo a segundo, sintiendo la verdad de que lo estás viviendo conscientemente. Y para conseguir esto, entrenar las diferentes técnicas es fundamental. Con entrenamiento los resultado se disparan exponencialmente.

Debes crear por ti mismo un sistema de entrenamiento de la mente que te resulte cómodo y automático. Que sea discreto y exclusivo, que no te requiera cada vez que te quieres poner a entrenar una carga de trabajo excesiva. Lo que le va a uno bien a otro no tiene porqué funcionarle. Si no creas tu propio sistema, te convertirás en el esclavo del sistema de otro

Cuando me refiero a un sistema de entrenamiento de la mente, es a lo siguiente:

– Tener una planificación diaria del tipo de meditaciones que vas a entrenar y el tiempo que vas a dedicarlas.

– Los soportes que vas a necesitar para avanzar en la metodología que tú mismo te has creado. En mi caso, utilizo alternativamente un cuaderno, un piloto, un portátil, unos cascos, lecturas relacionadas con el tema y el móvil.

– El espacio virtual donde tienes guardadas las meditaciones guiadas que vas a utilizar, clasificadas….

Cuanto mejor sean tus sistemas de entrenamiento de la mente en tu puesto de trabajo, menos te darás cuenta de que lo tienes. La idea es tener todo lo que necesitas al alcance de la mano para que puedas integrarlo en tu día a día sin que casi tengas que pensar en el sistema. Si funciona  silenciosamente es que está funcionando correctamente. La mayoría de sistemas que fracasan es porque la gestión del sistema requiere mucho trabajo.

Cuanto más entrenamiento, más práctica y repetición de esos estados, podemos transformar nuestra vida. Son nuevas maneras de ser que sacamos sin tener que esforzarnos. Así estimulamos el crecimiento y el desarrollo neural para cambiar la estructura misma de nuestro cerebro.

Para terminar te dejo un video muy interesante sobre cómo empezar a vivir en el presente, puedes incluirlo en tu sistema de entrenamiento.

¡Suscríbete para leer más artículo como este!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

RELAJARSE EN LA INCERTIDUMBRE

RELAJARSE EN LA INCERTIDUMBRE, EL CONTROL NO ES REAL.

Estar atento, describe el hecho de estar donde estamos. Relajarse en la incertidumbre, el control no es real. Ser consciente de  la sensación de empezar una reunión, leer un email, escuchar a un compañero, entender a un cliente, sentir la frustración cuando nos corrigen…

Buscar el tenerlo todo en orden, conseguir un control real sobre la vida, no es realista. Buscar una seguridad duradera es algo que no vamos a conseguir, ni nosotros ni nadie. Aunque es muy interesante el buscarla para darnos cuenta por nosotros mismos que no existe.

Vamos a dejar de atar cabos sueltos, de buscar un suelo bajo nuestros pies. Podemos dedicarnos a descubrir cómo somos en cada instante. Aceptar que la inercia de nuestros patrones habituales nos lleva a buscar culpables a nuestro dolor, cuando es nuestra responsabilidad. Lo siento mucho pero no existe ningún lugar donde ocultarse, el control real no existe.

“La felicidad no está en otro lugar sino en este lugar, no en otra hora, sino en esta hora.” (Walt Whitman)

Te propongo cultivar y desarrollar cada día la armonía con nosotros mismo y con los demás. Relajarse en la incertidumbre es estar muy atento a los conflictos y a las dificultades para aprovecharlas. Profundizar conscientemente en las relaciones con nosotros mismos y con la gente con la que convivimos.

Te animo a asumir la responsabilidad de cultivar y desarrollar la empatía. Nos ayuda a ser más considerados, más amables y tolerantes, tanto con nosotros mismos como con los demás.

Asumir esa responsabilidad es aceptar que la impermanencia y el cambio consiste en relajarse en la incertidumbre del momento presente. No hay que buscar algo que nos proteja ni alcanzar un control de nuestro entorno, entender que vivir en la incertidumbre es sano. Vamos a tratar de no estar buscando todo el tiempo una niñera que nos cuide. Tenemos tendencia a ser adictos a creer que la duda y el misterio en nuestras relaciones desaparecerá en algún momento.

Para terminar te dejo un video muy interesante sobre cómo empezar a vivir en el presente, centrándote en tu propia respiración.

¡Suscríbete para leer más artículo como este y compártelo!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad