Entradas

,

CONECTAR CON LOS DEMÁS CON ATENCIÓN PLENA

Conectar con los demás con atención plena.

La idea es empezar a entrenar esa intención de conectar con los demás con atención plena a través del desarrollo de esas emociones.  Interacción por interacción, momento a momento, todo ello de forma natural y siempre con la intención de no preocuparse tan siquiera en si la otra persona quiere recibirlos o no.

Ejemplo de ello, es el aroma que desprende libremente y sin preocupación un ramito de jazmín en su estado natural, en esa jungla tropical no apreciada en muchas ocasiones por nadie.

Conectar con los demás con atención plena se basa en escuchar y cobrar conciencia de los puntos de vista de los demás , sin perder los nuestros. Para ello es imprescindible prestar atención al proceso y al contenido de la comunicación. Atender a las palabras que utilizamos, al tono de voz y a los gestos empleados, y ver si son congruentes con el mensaje que se desea hacer llegar. Sin olvidar observar con atención plena cómo nos sentimos mientras comunicamos.

A veces arrastramos temas atrasados e irresueltos en las interacciones con los demás, debido a que nuestra mente cerrada y poco receptiva distorsiona la comunicación. Este aferramiento, hace que creamos que nuestro punto de vista es el único, el correcto. Hemos de ser conscientes de que lo único que conseguimos así es cerrar la posibilidad a la comunicación abierta y colaborativa, haciéndonos sentir frustrados, aislados, enojados y distanciados unos de otros.

El intercambio de información que nos mantiene conectados con los demás con atención plena es la esencia de nuestra mente. Te dejo a continuación una meditación guiada colgada en nuestro canal de YouTube.

¡Suscríbete para leer más artículo como este!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

SISTEMA DE ENTRENAMIENTO DE LA MENTE PARA LA ATENCIÓN Y CONCENTRACIÓN.

Desarrollamos la concentración con técnicas de atención a la respiración, sonidos o sensaciones corporales.

Aprendiendo a redirigir la atención a ese objeto cada vez que la mente se aleje de él. Cuando hayamos logrado desarrollar la concentración, abrimos el campo de atención para atender a lo que predomine en la conciencia. Intentamos aceptar lo que surja, independientemente de que sea agradable o desagradable.

En este punto nos daremos cuenta, seremos observadores. Continuamente se detonan nuevos pensamientos sobre nosotros mismos, que enganchan con emociones sobre lo mismo. Estas emociones crean estados mentales, en general negativos, que hacen que veamos la vida de manera negativa.

“La única cosa que es real al final de tu viaje es lo que está sucediendo y lo que estás haciendo en este momento. Esto es todo lo que hay, siempre.”( Eckhart Tolle)

Si practicamos el tiempo suficiente con un sistema de entrenamiento de la mente, aprenderemos a tener momentos de claridad, aprenderemos a tener momentos de presencia en el momento presente. Y eso transformará nuestro estado mental, desactivará esa espiral de negatividad en la que ha entrado nuestra mente o al menos pondremos un momento de pausa.

La idea es conseguir estar fluyendo en el presente durante todo nuestro día a día, segundo a segundo, sintiendo la verdad de que lo estás viviendo conscientemente. Y para conseguir esto, entrenar las diferentes técnicas es fundamental. Con entrenamiento los resultado se disparan exponencialmente.

Debes crear por ti mismo un sistema de entrenamiento de la mente que te resulte cómodo y automático. Que sea discreto y exclusivo, que no te requiera cada vez que te quieres poner a entrenar una carga de trabajo excesiva. Lo que le va a uno bien a otro no tiene porqué funcionarle. Si no creas tu propio sistema, te convertirás en el esclavo del sistema de otro

Cuando me refiero a un sistema de entrenamiento de la mente, es a lo siguiente:

– Tener una planificación diaria del tipo de meditaciones que vas a entrenar y el tiempo que vas a dedicarlas.

– Los soportes que vas a necesitar para avanzar en la metodología que tú mismo te has creado. En mi caso, utilizo alternativamente un cuaderno, un piloto, un portátil, unos cascos, lecturas relacionadas con el tema y el móvil.

– El espacio virtual donde tienes guardadas las meditaciones guiadas que vas a utilizar, clasificadas….

Cuanto mejor sean tus sistemas de entrenamiento de la mente en tu puesto de trabajo, menos te darás cuenta de que lo tienes. La idea es tener todo lo que necesitas al alcance de la mano para que puedas integrarlo en tu día a día sin que casi tengas que pensar en el sistema. Si funciona  silenciosamente es que está funcionando correctamente. La mayoría de sistemas que fracasan es porque la gestión del sistema requiere mucho trabajo.

Cuanto más entrenamiento, más práctica y repetición de esos estados, podemos transformar nuestra vida. Son nuevas maneras de ser que sacamos sin tener que esforzarnos. Así estimulamos el crecimiento y el desarrollo neural para cambiar la estructura misma de nuestro cerebro.

Para terminar te dejo un video muy interesante sobre cómo empezar a vivir en el presente, puedes incluirlo en tu sistema de entrenamiento.

¡Suscríbete para leer más artículo como este!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

RELAJARSE EN LA INCERTIDUMBRE

RELAJARSE EN LA INCERTIDUMBRE, EL CONTROL NO ES REAL.

Estar atento, describe el hecho de estar donde estamos. Relajarse en la incertidumbre, el control no es real. Ser consciente de  la sensación de empezar una reunión, leer un email, escuchar a un compañero, entender a un cliente, sentir la frustración cuando nos corrigen…

Buscar el tenerlo todo en orden, conseguir un control real sobre la vida, no es realista. Buscar una seguridad duradera es algo que no vamos a conseguir, ni nosotros ni nadie. Aunque es muy interesante el buscarla para darnos cuenta por nosotros mismos que no existe.

Vamos a dejar de atar cabos sueltos, de buscar un suelo bajo nuestros pies. Podemos dedicarnos a descubrir cómo somos en cada instante. Aceptar que la inercia de nuestros patrones habituales nos lleva a buscar culpables a nuestro dolor, cuando es nuestra responsabilidad. Lo siento mucho pero no existe ningún lugar donde ocultarse, el control real no existe.

“La felicidad no está en otro lugar sino en este lugar, no en otra hora, sino en esta hora.” (Walt Whitman)

Te propongo cultivar y desarrollar cada día la armonía con nosotros mismo y con los demás. Relajarse en la incertidumbre es estar muy atento a los conflictos y a las dificultades para aprovecharlas. Profundizar conscientemente en las relaciones con nosotros mismos y con la gente con la que convivimos.

Te animo a asumir la responsabilidad de cultivar y desarrollar la empatía. Nos ayuda a ser más considerados, más amables y tolerantes, tanto con nosotros mismos como con los demás.

Asumir esa responsabilidad es aceptar que la impermanencia y el cambio consiste en relajarse en la incertidumbre del momento presente. No hay que buscar algo que nos proteja ni alcanzar un control de nuestro entorno, entender que vivir en la incertidumbre es sano. Vamos a tratar de no estar buscando todo el tiempo una niñera que nos cuide. Tenemos tendencia a ser adictos a creer que la duda y el misterio en nuestras relaciones desaparecerá en algún momento.

Para terminar te dejo un video muy interesante sobre cómo empezar a vivir en el presente, centrándote en tu propia respiración.

¡Suscríbete para leer más artículo como este y compártelo!


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

Vivir un momento Mindfulness, vivir un momento de atención plena

Acabo de tener un momento de claridad, acabo de vivir un momento de atención plena en el momento presente. Esto suena muy bonito, pero… ¿realmente que es vivir un momento mindfulness o de atención plena?

En muchos momentos de nuestro día cuando estamos haciendo algo, tenemos la atención puesta en una preocupación o en algo que hemos vivido ya o que queremos vivir, asesinando el momento presente y la experiencia. Si no tomamos la decisión de vivir un momento mindfulness o de atención plena, puede que perdamos gran parte de las vivencias reales de nuestra vida.

Lo primero es darse cuenta de que quieres vivir ese momento con atención plena. Es una Intención de vivir esa experiencia observando desde cualquiera de estos puntos:

Desde:

  • El tacto,
  • El gusto
  • La vista
  • El olor
  • El sonido
  • Percibiendo las sensaciones del cuerpo
  • La observación de los fenómenos mentales.

“Observa que en el momento de darte cuenta del silencio que te rodea, no estás pensando. Eres consciente, pero no piensas”

A partir de ahí observamos la experiencia desde una posición de observador. Sin identificarnos con aquello que estamos viviendo, aceptándolo sin querer cambiarlo. Con una actitud de estar bien con uno mismo, cuidándonos y dándonos cariño.

Si vivo un momento mindfulness de éstos al día, ya se puede decir que lo estoy haciendo. Y cada vez que me acuerde puedo hacerlo en cualquier lugar.

Verás que cuando se vive un momento de atención plena, sentirás calma y paz mental. Este momento puede transformar inmediatamente nuestro estado mental, puede desactivar esa espiral de negatividad que a veces entra en nuestra mente. Al menos verás que pone un momento de pausa. Un momento de paz mental.