Entradas

,

Emociones difíciles: Cómo aprender a conectar con ellas

Emociones difíciles

Emociones difíciles: Cómo aprender a conectar con ellas

En ocasiones, podemos sentir que estamos sobrepasados con nosotros mismos, nos sentimos mal y no sabemos por qué y ni tampoco cómo salir de esa situación. Mantén la calma, en este artículo trataremos de aprender a  conectar con  las emociones  difíciles.

Hoy vamos a entrenar lo que a mí me gusta llamar La libertad y la honestidad con nosotros mismos y con los demás. Así que hoy he preparado dos meditaciones que te ayudarán a entrenar tu capacidad de soportar las emociones difíciles, que a veces nos ocultamos a nosotros mismos.

Normalmente pensamos que lo que hace que se activen esas emociones difíciles, es algo externo a nosotros, pero que es muy probable que nos identifiquemos con esas emociones, las juzguemos como negativas, tratemos de huir de ellas y busquemos culpables externos. Sin embargo la realidad es que somos nosotros los únicos que podemos vivirlas con esa distancia que hace que se integren sanamente.

La principal consecuencia de esconder nuestras emociones es la de ser menos libres. Es por ello por lo que tenemos que soltar esas emociones, dejarlas salir de nuestro interior y abrir así un abanico de diferentes colores en nuestra realidad del día a día.

Debemos responsabilizarnos  de esas emociones difíciles y no juzgarnos por sentirnos así, aceptarlas y vivirlas con cariño.

Sé que  no es  fácil, pero os aseguro que con constancia en el entrenamiento, cada vez te resultará menos complicado.

Recuerda que este tipo de entrenamiento hacen que te abras a tu interior  y es posible que saquen partes de ti dolorosas que tenías ocultas, si ves que te abruman demasiado, vuelve a observar la respiración durante unos minutos, unas horas o algunos días, para recuperar tu equilibrio personal. Gestiona tu mismo tu ritmo. Verás que es un proceso en el que cada vez eres capaz de soportar más esos sentimiento dolorosos

Pero, ¿Hasta dónde se puede llegar en el desarrollo de esta capacidad?, bueno, esto es una pregunta cuya respuesta depende únicamente de ti, solo lo puedes descubrir por ti mismo. Explora tu propio ser y acepta tu transformación de una forma natural, verás cómo de fascinante resulta este camino de autoconocimiento.

Como director de una agencia de marketing online,  mi día a día gira en torno a sacar proyectos adelante. El sector del marketing se caracteriza por la inmediatez, por lo que cada una de las acciones tienen que ser llevadas a cabo de la manera más eficientemente posible, siempre intentado alcanzar la excelencia. Es frecuente el que me encuentre inmerso en un proyecto y sienta que estoy siendo avasallado por esas emociones difíciles, el no huir de ellas y aceptarlas, hace que se abran un abanico de posibilidades que hacen que todo cambie y avance.

Puedo afirmar con total rotundidad, que la capacidad de aceptar las sensaciones difíciles me está catapultando en el desarrollo de mi trabajo.

En cuanto al ámbito más personal de mi vida, he de decir que en la relación con mi mujer, está influyendo notablemente. Si por alguna razón ella se estaba tensa, mi actitud era la de hacerla cambiar o culpabilizarme. A día de hoy, la puedo acompañar en ese proceso, gestionando la distancia que me pide la situación, pero con mucha empatía y compasión. No me hago responsable de su estado, no pretendo que deje de sentirlo y tampoco me siento culpable de él, permitiéndome a mi mismo el estar en paz.

Existen tantos tipos de entrenamientos como personas para desarrollar esta capacidad de conectar con las emociones difíciles, ¿mi consejo?, busca tu propio camino único y exclusivo, que te funcione y te haga disfrutar.

No te limites a entender esto desde la vía racional, todo suma, ábrete tanto a los entrenamientos formales, como a los informales. Dejo a tu disposición un entrenamiento de cada tipo que puedes hacer en cualquier momento de tu día a día. Espero que te sean de ayuda, ¡disfrútalos!

Seguimos en el camino juntos y recuerda que el primer paso es decidirte a meditar, es ahí donde empieza el verdadero entrenamiento. Nunca dejes de explorar la vida como un niño.

 

 

Suscríbete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

¿Tendemos a ser severos con nosotros mismos?

¿Tendemos a ser severos con nosotros mismos?

¿Tendemos a ser severos con nosotros mismos?

Me estoy acordando de un caso que tuve la oportunidad de observar hace un tiempo, durante una formación entre departamentos en la oficina. El departamento comercial estaba ayudando al de diseño cuando me di cuenta de que Marte estaba totalmente ausente. Me quedé mirándola el resto de la formación y pude notar cómo la inseguridad y el desánimo iban haciendo presa de ella según avanzaba la dinámica.

Hay veces en las que nos damos cuenta de que nos hemos ido totalmente. Durante un periodo de tiempo nos hemos alejado del momento presente y hemos dejado divagar nuestra mente con pensamientos repetitivos acerca del futuro, o recordando situaciones angustiosas una y otra vez. Cuando volvemos a la realidad, nos damos cuenta de que hemos perdido la percepción del instante que estábamos viviendo. Entonces tendemos a ser muy severos con nosotros mismos.

A veces parece que no podamos tener el control sobre nuestras emociones. Como si fueran ellas la que mandan, que nos llevan a donde quieren. El diálogo interno que se establece en momentos como ese suele ser tan crítico como poco amable, lo que nos lleva a sentir emociones negativas como la depresión o el desánimo.


Ser consciente de que somos severos con nosotros mismos es el primer paso para poder cambiarlo.


Es posible entender, aceptar y cambiar las emociones negativas. Para ello debemos aprender a comunicarnos con ellas y conseguir mantenerlas a raya. Para desarrollar un mayor bienestar, es necesario aceptar los cambios de forma que nos sintamos cómodos con los enfoques nuevos del día día.

Cuando nuestra voz interior empieza a ser severa con nosotros mismos debemos hacer un esfuerzo por relajarnos. Sacar esa bondad que todos tenemos dentro. Se puede cambiar esa voz para que sea mucho más amable y compasiva, ya que la autocrítica y la culpa son obstáculos para estar atento al momento presente.

La toma de decisiones y la libertad de elección proporciona felicidad. Sin embargo, si reflexionamos sobre cómo vivimos actualmente, nos daremos cuenta de que durante el proceso, las sensaciones no son precisamente agradables. Surge la duda, la indecisión y el deseo de dejar las cosas para más adelante; después viene la comunicación severa con nosotros mismos y la culpa por no haber cumplido con las expectativas generadas, la insatisfacción y la voz interna que nos atormenta.

Incluso puede pasar que nos agobiemos pensando lo que pensarán los demás y no seamos capaces de tomar decisiones por ello. Si no abordamos estas situaciones, nos seguirán agobiando y nos impedirán disfrutar de la vida.

Debemos prestar atención a nuestras emociones para poder reducir la ansiedad y minimizar el proceso de rumiación. Cualquier decisión supone una renuncia, pero también una ganancia.


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad