,

Emociones difíciles: Cómo aprender a conectar con ellas

Emociones difíciles

Emociones difíciles: Cómo aprender a conectar con ellas

En ocasiones, podemos sentir que estamos sobrepasados con nosotros mismos, nos sentimos mal y no sabemos por qué y ni tampoco cómo salir de esa situación. Mantén la calma, en este artículo trataremos de aprender a  conectar con  las emociones  difíciles.

Hoy vamos a entrenar lo que a mí me gusta llamar La libertad y la honestidad con nosotros mismos y con los demás. Así que hoy he preparado dos meditaciones que te ayudarán a entrenar tu capacidad de soportar las emociones difíciles, que a veces nos ocultamos a nosotros mismos.

Normalmente pensamos que lo que hace que se activen esas emociones difíciles, es algo externo a nosotros, pero que es muy probable que nos identifiquemos con esas emociones, las juzguemos como negativas, tratemos de huir de ellas y busquemos culpables externos. Sin embargo la realidad es que somos nosotros los únicos que podemos vivirlas con esa distancia que hace que se integren sanamente.

La principal consecuencia de esconder nuestras emociones es la de ser menos libres. Es por ello por lo que tenemos que soltar esas emociones, dejarlas salir de nuestro interior y abrir así un abanico de diferentes colores en nuestra realidad del día a día.

Debemos responsabilizarnos  de esas emociones difíciles y no juzgarnos por sentirnos así, aceptarlas y vivirlas con cariño.

Sé que  no es  fácil, pero os aseguro que con constancia en el entrenamiento, cada vez te resultará menos complicado.

Recuerda que este tipo de entrenamiento hacen que te abras a tu interior  y es posible que saquen partes de ti dolorosas que tenías ocultas, si ves que te abruman demasiado, vuelve a observar la respiración durante unos minutos, unas horas o algunos días, para recuperar tu equilibrio personal. Gestiona tu mismo tu ritmo. Verás que es un proceso en el que cada vez eres capaz de soportar más esos sentimiento dolorosos

Pero, ¿Hasta dónde se puede llegar en el desarrollo de esta capacidad?, bueno, esto es una pregunta cuya respuesta depende únicamente de ti, solo lo puedes descubrir por ti mismo. Explora tu propio ser y acepta tu transformación de una forma natural, verás cómo de fascinante resulta este camino de autoconocimiento.

Como director de una agencia de marketing online,  mi día a día gira en torno a sacar proyectos adelante. El sector del marketing se caracteriza por la inmediatez, por lo que cada una de las acciones tienen que ser llevadas a cabo de la manera más eficientemente posible, siempre intentado alcanzar la excelencia. Es frecuente el que me encuentre inmerso en un proyecto y sienta que estoy siendo avasallado por esas emociones difíciles, el no huir de ellas y aceptarlas, hace que se abran un abanico de posibilidades que hacen que todo cambie y avance.

Puedo afirmar con total rotundidad, que la capacidad de aceptar las sensaciones difíciles me está catapultando en el desarrollo de mi trabajo.

En cuanto al ámbito más personal de mi vida, he de decir que en la relación con mi mujer, está influyendo notablemente. Si por alguna razón ella se estaba tensa, mi actitud era la de hacerla cambiar o culpabilizarme. A día de hoy, la puedo acompañar en ese proceso, gestionando la distancia que me pide la situación, pero con mucha empatía y compasión. No me hago responsable de su estado, no pretendo que deje de sentirlo y tampoco me siento culpable de él, permitiéndome a mi mismo el estar en paz.

Existen tantos tipos de entrenamientos como personas para desarrollar esta capacidad de conectar con las emociones difíciles, ¿mi consejo?, busca tu propio camino único y exclusivo, que te funcione y te haga disfrutar.

No te limites a entender esto desde la vía racional, todo suma, ábrete tanto a los entrenamientos formales, como a los informales. Dejo a tu disposición un entrenamiento de cada tipo que puedes hacer en cualquier momento de tu día a día. Espero que te sean de ayuda, ¡disfrútalos!

Seguimos en el camino juntos y recuerda que el primer paso es decidirte a meditar, es ahí donde empieza el verdadero entrenamiento. Nunca dejes de explorar la vida como un niño.

 

 

Suscríbete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad

,

Las ventajas de trabajar en equipo

Las ventajas de trabajar en equipo

Las ventajas de trabajar en equipo

 

Las personas somos seres sociales por naturaleza. Desde los inicios de la historia, nos hemos organizado en grupos para sacar el máximo partido y para lograr sobrevivir. En la actualidad, la cosa no es muy diferente y encontramos muchas ventajas de trabajar en equipo.

Una de las cosas que más valoramos en la empresa es que una persona sea capaz de trabajar en equipo. Empatizar con los demás y conseguir trabajar unidos, aporta un gran valor a cada proyecto.

Es cierto que crear un buen equipo, cohesionado y que trabaje unido no es fácil. Las personas tienen diferentes caracteres y formas de pensar, por lo que no siempre quieren tirar en la misma dirección. Para conseguir un grupo bien fusionado, hay que trabajar mucho la empatía y la comunicación.

 


He descubierto las ventajas de trabajar en equipo y he podido conectar con mi naturaleza


 

En mi experiencia personal, he descubierto muchas ventajas de trabajar en equipo. Tal vez la principal sea el hecho de que me hace conectar más con mi naturaleza. A veces, al trabajar solo puedo llegar a perder un poco el norte, me centro más en el hacer.

Cuando trabajo con otra persona, debo integrarme con ella, tengo que escucharla, tengo que aceptarla y debo conectar con ella. Colaborar con otra persona me obliga a estar en el ser. Ser un equipo me exige más de mí mismo y me conecta con mi propia naturaleza.

 


A veces necesitamos un tiempo para reconectar con nosotros mismos


 

A pesar de las ventajas de trabajar en equipo, a veces, necesitamos tomarnos un tiempo para conectar con nosotros mismos. Cuando surgen situaciones de agobio o estrés, puede que debamos tomarnos unos minutos para observarnos y volver a reconectar.

Desde hace unas semanas, tengo un proyecto entre manos, en el cual debo crear una serie de procesos. Había estado avanzando, hasta que llegué a un punto en el que me sentía bloqueado. Por más que le diera vueltas la asunto, no lograba encontrar la solución que buscaba.

Esta situación me tenía muy agobiado. No conseguía desconcertar del problema, ni cuando salía de la oficina. Tuve que observarme mucho a mí mismo para conseguir ver las cosas con perspectiva. Entonces, decidí pedirle ayuda a Esther.

Trabajar en equipo con Esther ha sido una experiencia muy positiva. Ella ha aportado puntos de vista diferentes y nuevas ideas que han ayudado a desbloquear la situación. Esther ha puesto sobre la mesa una manera de enfocar el proyecto que a mí nunca se me habría ocurrido y todo ha fluido de manera muy natural.

Conseguir tirar los dos del carro y que todo haya discurrido de manera sencilla y natural, no ha sido casualidad. Los dos hemos hecho un gran trabajo de observación y de toma de conciencia. La empatía, la comunicación y no juzgar a la otra persona nos han ayudado a funcionar bien y descubrir las ventajas de trabajar en equipo.

 


Suscríbete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad


 

,

Observar tus pensamientos para superar el pasado

Observar tus pensamientos para superar el pasado

Observar tus pensamientos para superar el pasado

Observa tus pensamientos como si nunca antes lo hubieras hecho, con cuidado, con detenimiento.  Observa el pensamiento como si fuera la primera vez que reparas en él. Es posible que cuando trates de capturarlo, desaparezca. No desesperes. Si persistes, te sorprenderás pensando y es en ese momento cuando podrás observarlo.

Voy a contarte cómo me ayudó a mí desarrollar esta capacidad.

Cada vez que veía a alguien sufrir o echarse a llorar, un sentimiento de pánico me invadía por completo y sentía la necesidad de salir huyendo. Estar en presencia de una persona que lo estaba pasando mal, me generaba un nerviosismo interior difícil de explicar.

Un día, estando con un amigo, este empezó a llorar por algo poco importante. Lo más sencillo hubiera sido consolarle y dejar ir ese mal momento. Sin embargo, dentro de mí empecé a sentir ese temor y ese miedo que me obligaba a escapar en lugar de ayudar.


De repente, ese mismo miedo empezó a tomar una forma determinada en mi mente. Cerré los ojos y traté de observar ese pensamiento con detenimiento.


La imagen fue haciéndose cada vez más clara y pude verme en el salón de la casa de mi infancia. Mi madre lloraba amargamente después de haber recibido la desgarradora noticia de la muerte de un familiar cercano. Yo estaba allí, observando su dolor y experimentando un sentimiento de culpa y vergüenza, como si de algún modo yo tuviese la culpa.

Entonces abrí los ojos, estaba empapado en sudor y con las manos temblorosas. Mi amigo aún seguía a mi lado, llorando. Sin embargo, algo había cambiado en mí. Me senté a su lado, le abracé y traté de consolarle de la mejor manera que pude.

Ese flashback me había revelado una verdad oculta para mí hasta ese momento. Gracias a haber podido observar mi pensamiento, descubrí que el miedo que me producía el dolor ajeno era en realidad un trauma personal no superado.  

El haberme dado cuenta de ésto y haberlo dejado espacio, observándo este pensamiento y sus emociones desde fuera, dándome cariño y rememorando lo que viví en el pasado, me ha permitido cambiar mi forma de actuar en el presente. A partir de ese momento, cuando veo sufrir a alguien, no arrastro una carga emocional negativa y soy capaz de observar la situación de manera objetiva. Tú también puedes hacerlo. Ábrete a ti, mira de frente a tus temores y sana las heridas que hayas podido recibir. Ser capaces de apreciar y mirar de cerca nos permitirá abrir nuestra mente.

 


Suscribete para no perderte nada

Acepto la política de privacidad